martes, 28 de agosto de 2012

Con cara de idiota

A pesar del tiempo y las experiencias, no deja de asombrarme la capacidad que tienen muchos empresarios y listillos de hacerte creer que eres idiota. No sé, tal vez, además de cara de extranjero, es que también tengo cara de idiota y hasta haber venido a China no me había dado cuenta de ello.

Algunos de los que me conocen desde hace tiempo saben, que me gusta llevarlo bastante corto, además de que como me crece bastante rápido suelo ir cada 3 semanas, 4 a lo sumo.

Como mi corte de pelo no tiene mucho de especial, desde que estoy en China suelo ir a pequeñas peluquerías de barrio en donde me cortan en pelo por unos 2 € a lo sumo, ya que así siempre me atiende la misma persona y al cabo de un par de visitas ya sabe cómo lo quiero, sin tener que preocuparme de mantener la típica conversación de "como lo quieres".

Por desgracia, en donde vivo ahora, no hay ninguna de estas pequeñas peluquerías en los alrededores del residencial, así que durante este año he estado yendo a una cadena de peluquerías bastante extendida en Shanghai llamada WenFeng.



No es que tengan nada de especial, salvo que sus empleados van todos vestidos con trajecitos a lo marinero (aquí los tenéis recién salidos de la academia)


pero es relativamente económica y la tengo en la puerta de casa, por lo que no me da pereza acercarme a ella.

El caso es que este domingo he ido a cortarme el pelo y cuál es mi sorpresa cuando a la hora de pagar me dicen que el corte de pelo son 60 RMB (unos 7.5€), así que ya me empiezo a mosquear.

Cuando empecé a ir a principios de año, me cobraban 25 RMB, la última vez que fui, justo antes del verano, me cobraron 40 RMB. Supuse que hubo algún malentendido con el tipo de champú (que los hay de varios precios), así que tampoco le di mucha importancia, pero resulta que ahora, después del verano en el que me he estado cortando yo el pelo en casa con la maquinilla, van y me sueltan que no, que son 60 RMB.

Empiezo a discutir con ellos, les digo que llevo yendo todo el año y que jamás había tenido que pagar tanto, que tiene que haber algún malentendido, pero el buen hombre, que como dije al ppio me debe ver cara de idiota, me dice con toda tranquilidad que no. Que eso es imposible, que siempre ha costado 60 RMB y que tal vez utilizase alguna tarjeta de descuento.

Con tanta tranquilidad y seguridad me transmite sus explicaciones, que hasta yo mismo me empiezo a creer que soy idiota y que las otras 8 veces que he ido a cortarme el pelo, en las que solo me cobraron 25 yuanes, han sido un espejismo, algo fruto de mi imaginación.

Pero bueno... como la experiencia es un grado y sé que tras varias horas de discusiones lo único que probablemente conseguiré es perder el tiempo, que se arremolinen un grupo de chinos curiosos a mi alrededor para intentar descubrir que está pasando, que me suba la tensión y tal vez un pequeño descuento en el precio, decido que lo mejor es ahorrarme todo eso, pagar religiosamente los 60 yuanes y marcharme de allí, jurando no volver y eso sí, con mi cara de idiota y con la sensación de que la inflación en China está disparada. Pasar de 25 yuanes a 60 en solo 8 meses... eso es encarecimiento del nivel de vida y el resto son cuentos......chinos.


Nota: las fotos de este post son de archivo, es decir, del archivo de Google Images.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Diego, dos opciones o te han timado o te asignaron un peluquero de "alta clase". yo estuve en esa cadena muchas veces y solian cobrar 25rmb, supongo que al que vas es el de changshou lu, lo k si suelen tener son estilistas de mas nivel por los que cobran mas, hay varios rangos al igual que por los champus. Giorgio

Paz dijo...

Mátame camión!!!!

Anónimo dijo...

Ya está?, aquí termina el blog?, lastima me gustaba mucho :(

Anónimo dijo...

y esto es todo?, aqui acaba tú historia en Shanghai? me he quedado con ganas de mas

Diego Novoa dijo...

No, en realidad no es el final... pero por falta de tiempo ya hace que no lo actualizo. Ahora mismo esty con un proeycto profesional que me consume la mayor parte de mi tiempo y no me encuentro con fuerzas para seguir escribiendo fuera de horas de trabajo

gbargallo dijo...

Hola!! Acabo de aterrizar en tu blog, buscando por Google v´blogs de compatriotas por estas tierras. Yo llevo aquí un mes y todavía estoy situándome y sorprendiéndome de miles de cosas.

Qué bien haberte encontrado. Me gustaría seguirte por correo electrónico, pero no encuentro el botón para ello.

Si haces clic en mi nombre verás mi recién empezado blog.

Saludos,
Georgina

Diego Novoa dijo...

Hola Georgina.

Bienvenida a Shanghai. Como podrás ver ya hace mucho que no actualizo... No porque no tenga historias que contar, ya que tengo tropecientos posts inacabados en la carpeta de borradores, pero más por falta de tiempo que otra cosa. Donde si que sgo publicando más a menudo pequeñas historias o fotos es a través de Twitter o Google+, así que puedes seguirme ahí.

S2.

Diego Novoa dijo...

PD: Ya he agregado tu blog a mi lector ;)

gbargallo dijo...

Gracias! Te agregaré pronto en Twitter, que no lo uso mucho. Un saludo